La carpintería de PVC presenta muchas ventajas, ya que ofrece soluciones integrales y muy eficientes a precios realmente económicos, siendo más duradera que otro tipo de carpinterías como puede ser la madera.

Una opción muy recomendable

El PVC es un material muy ecológico, ya que su fabricación requiere de poca energía y es totalmente reciclable, de modo que es muy versátil y se generan pocos residuos. Esto quiere decir que puede reutilizarse en la fabricación de tuberías, suelos de vinilo, muebles para terrazas, etc.

Otra de las grandes cualidades de la carpintería de PVC es el aislamiento, tanto térmico como acústico, que puede proporcionar. Conseguirás unos cerramientos compactos, que evitarán los cambios bruscos de temperatura y que mantendrán la temperatura ambiente estable, durante mucho más tiempo.

De hecho, está considerada una de las carpinterías más aislantes que puedes encontrar hoy en día en el mercado. La carpintería de PVC es capaz de aumentar enormemente la eficiencia energética y puede aislar del ruido del exterior de una forma considerable, obteniendo un mayor confort y bienestar en el hogar y generando un gran ahorro energético y económico.

Muchos diseños

Es un tipo de carpintería que ofrece muchos modelos posibles, obteniendo diseños hechos a medida para todo tipo de espacios, ya sean grandes o pequeños. Esto quiere decir que puede disfrutarse en todo tipo de estancias, sin que el tamaño o la forma suponga ningún problema y pudiendo acceder a todo tipo de productos con diferentes aperturas, según convenga (corredera, practicable, oscilobatiente…)

La carpintería de PVC es muy resistente y eso se traduce también en una mayor seguridad para la vivienda, porque son opciones más fiables en lo que se refiere e evitar posibles robos o fuertes impactos que pueda haber en el exterior, como pueden ser piedras, una fuerte tormenta, la entrada de animales salvajes, etc.

En cuanto al mantenimiento y la limpieza no hay de que preocuparse, ya que esta carpintería solo necesita de un trapo húmedo y un poco de jabón neutro para retirar el polvo o bien usando un producto de limpieza específico, pero poca cosa más. Es una superficie fácil de mantener, ya que no es porosa y, por tanto, no genera condensación ni humedades, así como tampoco se producen plagas de insectos.

Es una carpintería que mantiene el brillo desde el primer día y durante muchos años más, sin apenas hacer ningún esfuerzo.

Si te interesa saber qué tipo de carpintería de PVC podemos ofrecerte, te animamos a visitar nuestra página web y ponerte en contacto con nosotros, porque podremos asesorarte y crear propuestas personalizadas y adaptadas a tus necesidades y a las de tu vivienda.

¡Te esperamos en Hermeticline, para darle a tu vivienda las mejores soluciones!