Las ventanas K-line aportaran una gran entrada de luz natural a tu vivienda y un mayor ahorro energético, siendo una de las opciones más innovadoras para tu casa.  Es una manera de abrir las estancias al futuro, ya que consigues una gran elegancia y una opción más sostenible para mantener el confort técnico de tu casa.

K-line fue el primer fabricante de carpinterías que ofreció una ventana innovadora, de hoja oculta, con el que se iniciaban las posibilidades de una ventana estética y el juego de la luminosidad. Es un producto que cuenta con un gran aislamiento térmico, aportación solar, transmisión de luz natural… Estas ventanasse han caracterizado siempre por su rendimiento térmico y la captación solar, dos elementos esenciales y ofrecen la hoja bicolor. Desde Hermeticline siempre apostamos por materiales de primera calidad, de modo que teníamos claro que las ventanas K-line debían de estar en nuestro catálogo. Son unas ventanas de aluminio que ofrecen el mayor aislamiento y luminosidad, además de una gran variedad de diseño, ya que puedes escoger entre más de 30 acabados distintos.

Ventanas K-line, todo son ventajas

Son ventanas que ofrecen más rendimiento con menos material y que han conseguido concentrar el máximo aislamiento luminosidad y diseño con el mínimo material. Estas ventanas utilizan lo mejor de las tecnologías de aislamiento para conformar el mejor aislamiento térmico y acústico, tanto en nueva obra como en rehabilitación de ventanas K-line.

Gracias a los perfiles finos, muchas personas optan por ventanas correderas, para convertir el salón en un espacio abierto al exterior con un amplio campo de visibilidad y consiguiendo un espacio mucho más diáfano y conectado al entorno.

En cuanto el diseño y el color, podrás encontrar todo tipo de opciones, siempre consiguiendo opciones funcionales, bonitas, resistentes, duraderas y seguras. Además de todas estas ventajas, las ventanas son de aluminio y, por tanto, una opción sostenible para el medio ambiente, ya que es una fuente casi inagotable, reciclable y eficiente, cumpliendo con las máximas exigencias de la carpintería contemporánea. Es un material noble y ecológico, consiguiendo una más vivienda saludable. Las propiedades naturales del aluminio lo convierten en una opción sana y segura, que no desprende ni polvos ni vapores o partículas y es ideal para preservar la calidad del aire del interior de la vivienda, ya que también es un material ignífugo, que no desprende emisiones nocivas, ni si quiera en caso de incendio.

La carpintería de aluminio de las ventanas K-line cuentan con certificación ecológica, de modo que es una magnífica forma de controlar el impacto ambiental del edificio en nuestro entorno y crear un espacio interior más saludable y sostenible.