Creo que no serías el primero si pensáramos que nuestras puertas PVC Barcelona practicables o, otra manera de decirlo, tradicionales, nos ocupan demasiado espacio a la hora de realizar la apertura dependiendo del lugar donde esté localizado. Y no es de extrañar, ya que a veces hay cuartos que están demasiado cargados como para encima tener que pensar en el espacio que ocupa una puerta practicable. Por lo tanto, tener un conjunto de puertas de PVC en Barcelona que sean correderas nos puede permitir ahorrar un espacio que posteriormente podríamos utilizar para implementar algún mueble o función extra dentro de alguna habitación, aprovechando el hueco libre que nos ha dejado la supresión de una puerta practicable.

Hablemos de puertas PVC Barcelona con el sistema de corredera

El sistema de las puertas correderas de PVC en Barcelona consiste en montar un riel con una guía que facilite la movilización de una puerta de manera horizontal, tanto para la izquierda como para la derecha. Si la puerta mide unos 70 cm de ancho, tendrás que tener en cuenta que tu riel ha de ser de alrededor de 2 metros de largo para conseguir así un método de puerta corredera efectivo.

Existen 3 tipos de puertas correderas que puedes colocar en tu domicilio, todo depende del lugar donde quieras colocar tus puertas PVC Barcelona y la intención que quieras tener con dicho elemento.

La primera de todas es la puerta ‘’ciega’’, que es una puerta que te impide la visión de un lado al otro de la habitación cuando está cerrada. La segunda es la puerta de cristal, que te permite una vista del exterior o del otro lado de la habitación, este tipo de puerta es frecuente de ser colocada en el patio exterior de un domicilio. Finalmente aparecen las puertas con cristal, que combinan el aspecto de una puerta ciega con partes de cristal para así tener una puerta que tenga cierto toque de discreción, estas puertas son ideales de utilizar para los baños o la entrada de la cocina.

Para realizar el montaje de las puertas tendrás que, primero de todo, desmontar tu antigua puerta de PVC en Barcelona y reparar los huecos que quedan con pasta de muro. Luego se tendrá que marcar la altura del riel, hay que tener en cuenta que la puerta tiene que estar 1 cm elevada de la superficie. Por consiguiente habrá que marcar los sujetadores del propio riel, para ello se tendrá que marcar 5 cm hacia el lado contrario del deslizamiento de la puerta y marcar 4 veces cada 45 segundo en la dirección en la que se desliza la puerta. Abre unos agujeros con un taladro en los puntos guía con ayuda de una broca, aquí se ingresarán los soportes del riel. Es el momento de colocar el riel, para ello, como seguramente te venga en 2 partes, tendrás que fijar una parte y seguidamente la otra, uniéndolas finalmente con un tornillo. Colocamos las ruedas a unos 8 cm de los extremos de la puerta (en la parte de arriba) y finalmente montamos la puerta en los rieles. Es ideal colocar una guía en el suelo para evitar que dicha puerta se pueda inclinar o desestabilizar, esta guía es colocada en el marco a una distancia en la que la puerta se pueda deslizar con normalidad.