La carpintería PVC en Barcelona es cada día más popular ya que las ventanas de este material tienen muchos beneficios, siendo las preferidas por muchos propietarios. Las ventanas exteriores juegan un papel importante entre los elementos que componen la envolvente de un edificio ya que deben proteger los espacios interiores, garantizando un adecuado confort y al mismo tiempo asegurar la apertura y visibilidad al exterior y un buen nivel de iluminación natural.

El uso de carpintería PVC en Barcelona en las viviendas aportan un valor añadido de calidad y respeto al medio ambiente, a lo que se suma las comodidades que brinda su alto grado de aislamiento térmico y acústico.

Carpintería PVC en Barcelona: una inversión inteligente

El PVC es uno de los materiales plásticos más antiguos del mundo. Se produce a partir de sal (57%) y derivados del petróleo. Desde hace 50 años se ha mejorado para convertirse en un producto de uso universal, por ser versátil, económico y respetuoso con el medio ambiente.

Además, el PVC es uno de los productos más populares para la fabricación de ventana en los principales países de Europa. A lo largo de la historia su mercado y su uso han protagonizado un crecimiento sostenido. Una ventana de PVC dura mucho tiempo, 50 años en perfecto estado de uso y casi sin mantenimiento. También es completamente resistente a casi todos los agentes químicos habituales en la actualidad y a los gases nocivos que contaminan la atmósfera, por lo que la carpintería PVC en Barcelona se ha convertido en una inversión inteligente.

Uno de los grandes puntos a favor de la carpintería PVC en Barcelona es la eficiencia para proporcionar el más alto nivel de confort térmico, independientemente de la temporada. Las ventanas de PVC son extremadamente eficientes desde el punto de vista energético, por lo que instalarlas en su hogar lo ayudará a reducir sus costos de calefacción en el invierno o mantener su hogar a una temperatura agradable durante el verano, lo que lo ayudará a ahorrar en la factura de la luz.

Debido al alto coeficiente de aislamiento térmico, el costo se amortiza rápidamente al ahorrar energía que proporciona al usuario.

Con la carpintería PVC en Barcelona se evita el efecto de “pared fría” de una ventana convencional y el efecto indeseable de la condensación. Esto conlleva un importante ahorro energético.

La carpintería de PVC en Barcelona genera aplicaciones muy resistentes y duraderas, lo que constituye una de las mayores virtudes del producto desde el punto de vista de la sostenibilidad.

A esto se suma que una ventana de PVC también tiene un valor estético en la fachada de la propiedad, por ello, la elección del marco y el diseño de su perfil son ciertamente de gran importancia, al poder personalizar su espacio.