Seguramente te has encontrado más de una vez con alguna puerta que es molesta de cerrar, ya sea por su cerradura, por el encaje, porque roza el suelo o por algún otro motivo. Por eso este artículo te servirá para conocer algunos trucos caseros para reparar tus puertas Sant Cugat

Este tipo de desperfectos es común en las puertas, ya que se pasan años cumpliendo sus funciones y, por consiguiente, estas se encuentran con distintas variaciones climáticas que hacen que tus puertas Sant Cugat acaben presentando deformidades o hinchazones. Los 

propios mecanismo de las puertas, vengan a ser las bisagras o los marcos, pueden llegar a deformarse, provocando así chirridos, una dificultad para cerrar la puerta o algún crujido. 

Qué hacer si tus puertas Sant Cugat no cierran

El primer caso en el que nos encontramos es el caso en el que tus puertas Sant Cugat no cierran. Para poder realizar una reparación óptima, lo primero de todo es revisar las placas metálicas de tus puertas Sant Cugat. La placa puede llegar a estar posicionada más alto o más bajo de lo normal, es aconsejable que esto sea lo primero que revises cuando tu puerta no cierre en condiciones. Si te encuentras con una marca que te indique que el pestillo ha de estar más arriba o más abajo del orificio. En el caso de que te encuentres con dicha situación, la solución es limar el orificio de la placa con el objetivo de hacerlo más bajo o más alto. De esta manera el pestillo finalmente podrá encajar con dicho orificio. 

Si tu problema no se ha solucionado revisa las bisagras, ya que estas bisagras se pueden haber desplazado y estar cerca o lejos del quicio de tus puertas Sant Cugat. Has de tener en cuenta que los espacios de tus puertas tienen que ser iguales en todas las ubicaciones (arriba, abajo, junto a las bisagras y al lado del picaporte)

Finalmente nos encontramos que, si tu puerta no cierra, a lo mejor tendrás que ajustar tus bisagras. A la hora de ajustar las bisagras, la opción fácil es ajustar la bisagra central, pero te advertimos que seguramente te encuentres con que tengas que ajustar también la superior o inferior, de esta manera conseguirás un mejor resultado. Para ajustar la bisagra tendrás que desatornillarla, ya que tendrás que acceder al resquicio que está debajo de la misma. Coloca un trozo de cartón o un material semejante en el orificio y vuelve a colocar y atornillar la bisagra. Un consejo que te damos es que si te encuentras con un espacio en la parte superior del lado de la cerradura, la bisagra inferior tendrá que ser reparada. Aunque sí está la puerta chocando contra dicha parte del marco, nos encontraremos con la necesidad de reparar la bisagra superior.