En el artículo de hoy vamos a darte los mejores consejos para cuidar de tus ventanas de PVC en Barcelona, para alargar su vida útil lo máximo posible, teniendo en cuenta que pueden llegar a durar hasta 50 años. El PVC es un material muy resistente e inalterable ante las inclemencias meteorológicas, de modo que cuenta con una buena base para no deteriorarse con facilidad.

Las ventanas de PVC en Barcelona tienen una baja porosidad y eso hace que no proliferen ni bacterias ni hongos en su superficie ni en su interior, porque es un material que se puede soldar y las juntas no tienen fisuras, haciendo que los marcos de la ventana sean completamente compactos. La suciedad no penetra en ellos y hace que su limpieza sea fácil y efectiva.

El primer consejo es retirar el papel adhesivo de las ventanas, que sirve para proteger los perfiles en un primer momento, ya que con el tiempo puede llegar a cristalizar y ser verá un aspecto más deteriorado y será difícil retirarlo todo. La función de estos plásticos es evitar los roces de las ventanas durante el transporte.

Cuando limpies, empieza por los marcos de las ventanas y después los cristales, porque si no, mancharás los cristales al limpiar los marcos y deberás hacer el trabajo dos veces.

Para limpiar los marcos de las ventanas PVC, debe hacerse con una bayeta húmeda y jabón neutro o bien productos específicos para las ventanas de PVC en Barcelona.

No pintes los perfiles de las ventanas para conseguir otro color, es mejor elegir el marco en el color que deseas dentro de las posibilidades que ofrece el PVC

Todos los detalles cuentan en tus ventanas de PVC en Barcelona

Asegúrate de que las ranuras de aireación de las ventanas de PVC en Barcelona estén bien limpias, para que puedan llevar a cabo su función.

El PVC no pierde nunca su capa de protección como sí le sucede a la madera, pero aun sí no debe limpiarse nunca con un trapo seco con detergente en polvo o con un estropajo o cepillo duro, porque sí que podría acabar rayándose.  Para mantener en buen estado las juntas de goma es mejor echarles polvos de talco una vez al año, porque puede que se hayan utilizado diferentes tipos de plástico y es la manera más segura de mantenerlas bien. En el caso de que la junta de la ventana esté muy sucia puedes utilizar agua para limpiarlas o un jabón neutro, igual que para limpiar los perfiles.

Puedes utilizar un lápiz de silicona para engrasar regularmente las juntas de las ventanas de PVC en Barcelona, para mantenerlas flexibles.

En cuanto al mantenimiento de los herrajes de las ventanas de PVC es recomendable engrasarlos una o dos veces al año (las partes metálicas de las ventanas) con un aceite que no contenga ácidos. Y las ventanas correderas precisan de una limpieza y engrase de los raíles de forma regular, para funcionar correctamente.