La instalación de la carpintería de PVC conlleva ciertas tareas que son necesaria para realizar un servicio excelente y 100% completo.

Estas tareas dependen de cada proyecto de construcción que se vaya a realizar y por este motivo, se tendrá que tener en cuenta la cantidad y tipología de la carpintería de PVC a emplearse, debiendo estar especificada en la documentación de obra (planos y planillas) para ser colocada en tiempo y forma.

Proceso de construcción y control de calidad de la carpintería de PVC

Antes de comenzar explicando cual es el proceso constructivo de la carpintería de PVC, previamente debemos conocer y entender que se realiza una supervisión de la terminación de los muros en los huecos donde se calza la carpintería; los mismo se deben de encontrar totalmente lisos, planos, escuadrados y aplomados.

A continuación, explicare cual es el proceso de construcción que sigue y ejecuta la carpintería de PVC.

El primer paso es la verificación de que los huecos existentes coincidan con las dimensiones de la carpintería a colocar.

Seguidamente se deben de marcar esos huecos en los muros para la fijación de los precercos. Se deben de hacer orificios en los muros de dimensiones 100x30x100 mm, para alojar las patillas de fijación correspondientes de los precercos.

El tercer paso es rellenar dichos orificios con mortero de cemento, teniendo la precaución de humedecer todos los orificios antes de su rellenado con el mortero, para lograr una perfecta unión entre el precerco y los muros.

Una vez que se ha aplicado el relleno de los orificios con mortero de cemento se debe de proceder a montar la carpintería de PVC. Este montaje debe hacerse siempre de acuerdo a las instrucciones del fabricante.

Finalmente colocada la carpintería, se procede al sellado en toda la superficie perimetral de la unión con los muros; esta operación se hace a base de silicona. Todos los marcos llevan junquillos de PVC rígido de 1 mm. de espesor colocados a presión en ranuras del propio perfil. El perfil horizontal inferior del cerco leva tres taladros de 30 mm2 de sección para desagüe de las aguas infiltradas, dos a 1 cm en los extremos y uno en el centro.

El criterio de medición de la carpintería de PVC se mide por m2 de superficie terminada.

Una vez definido y explicado el proceso de construcción, se debe de tener conciencia de cual es su control de calidad:

Correcto aplomado y enrasado de la carpintería.

Observar que en el sellado no queden poros o ampollas.

Que todas las carpinterías tengan un buen funcionamiento de sus herrajes, tanto en apertura como en cierre.

Existencia en todas las carpinterías de los orificios para la evacuación de agua.

Finalmente realizar una prueba de estanqueidad en la carpintería.

Todos los materiales utilizados deberán ser homologados, y han de cumplir con lo especificado en las normas UNE correspondientes.

Y, por último, la recepción de carpintería: Es conveniente que la carpintería llegue a la obra antes del momento de su colocación, para evitar, en lo posible, que se realice acopiado. La misma debe llegar a la obra ya armada.