El material de PVC tiene un comportamiento ecológico y esa es una de sus principales cualidades, las cuales tienen que ver con escasos desperdicios en su producción, la ausencia de tratamiento superficial, el ahorro energético que suponen durante su producción y para el edificio donde finalmente se decide instalar, el aislamiento térmico y acústico.

El PVC es un material reciclable y reciclado en todo el mundo

La carpintería de PVC contribuye con el desarrollo sostenible. El material que hace que la carpintería de PVC acoja este término es el PVC. Es un material con posibilidades de ser reciclado y el cual presenta ciertas características como:

 La composición procede en un 57% de un recurso prácticamente inagotable, la sal común.

Durante su elaboración y posterior transformación en perfiles de PVC, tan sólo emite vapor de agua a la atmósfera, por lo que no genera emisiones contaminantes.

Es reciclable al 100%: El PVC se recicla gracias a su facilidad de transformación y a su termo plasticidad. Su reciclado es tan antiguo como su propia fabricación, que data de 1931. Existen diversos métodos de reciclaje: el reciclaje mecánico, el reciclaje químico y el reciclaje Físico-químico.

Es un excelente aislante térmico y acústico.

 Reduce el consumo de energía y protege del ruido.

Es un material que no perjudica la salud, es inerte, e insensible a la contaminación por hongos, y no emite ningún compuesto orgánico volátil.

Tiene una larga vida útil: Resiste al paso del tiempo, a los ataques del sol y al aire marino.

Conlleva un mínimo de mantenimiento, ya que tan sólo es necesario agua y jabón para su limpieza.

El PVC esta convirtiéndose de esta forma, en un material único e inigualable.

A continuación, detallare cual es procedimiento de reciclamiento de la carpintería de PVC, que hace que el PVC se haya convertido en uno de los materiales que mejor y más contribuyen al desarrollo sostenible de la sociedad moderna.

El primer paso es recoger los retales de los perfiles del proceso de fabricación de las ventanas y las ventanas viejas.

El segundo paso es transportar hasta la planta de reciclado, donde se les da un tratamiento para volver a utilizar el PVC otra vez como materia prima sin merma de calidad.

El tercer paso es triturar en molinos todos los materiales que componen a una ventana: Vidrios gomas +PVC +hierro.

El cuarto paso es someter el compuesto triturado a una secuencia de imantación y de tamices para proceder a separarlos. Por un lado, están los materiales ferrosos, y por otro el PVC con las gomas y vidrio.

El quinto paso es clasificar y separar los distintos materiales según su tamaño y dejarlos caer por caída libra varias veces para que debido a los distintos pesos específicos de los distintos materiales se agrupen, obteniendo el compuesto del PVC por separado.

El sexto y último paso para llevar a cabo por completo el procedimiento de reciclamiento que aplica la carpintera de PVC es mediante un sistema fotoeléctrico se procede a la clasificación del PVC por colores y de esta manera se vuelve a iniciar un nuevo ciclo.