Somos muchas las personas que disponemos de ventanas de PVC en Barcelona y, en muchos casos no conocemos como debe ser su limpieza y mantenimiento con tal de que estén en perfectas condiciones durante muchos años. Por esta razón, en la nueva entrada de hoy hablaremos de la importancia de esta limpieza y de algunos trucos y consejos que podemos seguir para llevarla a cabo.

Debemos tener en cuenta que, aunque este tipo de elementos son muy resistentes, la zona que está en contacto directo con el exterior debe tener un cierto mantenimiento con tal de que no se estropee y podamos disfrutar de sus cualidades durante mucho tiempo. Las condiciones meteorológicas como la lluvia y la polución pueden afectar a la limpieza de este elemento, por este motivo, debemos tener en cuenta que es importante limpiarlo periódicamente con la finalidad de que la suciedad no se acumule en su superficie.

Lo cierto es que las ventanas de PVC de Barcelona son muy conocidas en el mercado por tener poca porosidad, es decir, que no atrapa la suciedad fácilmente, pero eso no quiere decir que nunca debamos limpiarlas. Si aprovechamos sus grandes ventajas y las limpiamos a menudo, estaremos favoreciendo su mantenimiento y conservación.

Como mantener las ventanas de PVC de Barcelona en perfecto estado

A la hora de realizar la limpieza de los perfiles de las ventanas de PVC de Barcelona debemos olvidarnos de productos tan agresivos como el amoniaco, ya que podrían dañar su superficie y no es necesario utilizarlos para conseguir un mejor resultado. Lo mejor que podemos hacer para limpiar este elemento es pasar un paño suave por toda su superficie.

En el caso de que nos encontremos con manchas difíciles, siempre podemos recurrir a una mezcla de agua caliente con jabón neutro. Esta mezcla es ideal para eliminar hasta la suciedad más incrustada sin dañar ningún tipo de material ni superficie. En cuanto a los trapos, deben ser suaves y utilizar uno mojado y otro para secar la ventana de PVC de Barcelona, de lo contrario quedarán manchas del agua.

Una vez hemos limpiado los cristales y perfiles de nuestras ventanas de PVC de Barcelona, debemos observar que las juntas y engranajes funcionen en perfecto estado. En caso afirmativo, debemos limpiar las juntas de goma con un pincel y engrasarlas con un lápiz de silicona. Mientras que, para los herrajes debemos engrasarlos con un lubricante especial, como mínimo, dos veces al año.

Si hacemos caso a todos estos consejos, conseguiremos que nuestras ventanas se mantengan en perfecto estado y podamos disfrutar de ellas durante muchos más años.