La condensación de agua en las ventanas puede desencadenar problemas de humedades dentro de la vivienda, goteras y, también, provocar la proliferación de microorganismos y bacterias, ya que se acumulan fácilmente en espacios húmedos, suponiendo un caldo de cultivo perfecto. La mejor forma de prevenir la condensación es instalando unas ventanas de PVC en tu vivienda, ya que es un material no poroso que no absorbe humedad ni deja que el agua se pueda filtrar.

¿Por qué se produce la condensación?

La condensación puede aparecer por varios motivos:

  • Dependiendo de la temperatura del exterior o interior, ya que podría producirse un contraste brusco de temperatura.
  • La humedad de la zona (la humedad relativa recomendable para las viviendas es entre el 40% y el 60%)
  • El valor U, es decir, el aislamiento térmico que proporciona la ventana. Las ventanas de PVC son las que tienen el valor U más bajo, es decir, las que mayor aislamiento proporcionan.

Las ventanas de PVC proporcionan un gran aislamiento térmico, es decir, que mantienen la temperatura ambiente de la vivienda durante más tiempo y no generan cambios bruscos de temperatura, porque no dejan que entre el frío o el calor. También aportan un aislamiento acústico, porque no dejan que entre el ruido exterior y que puede resultar tan molesto, como pueden ser bocinas de coches, petardos, alarmas…

Ante el problema de la condensación se presentan algunas opciones, como poner la calefacción para aumentar la temperatura del aire de la vivienda y que absorba el exceso de vaho, abrir para que entre aire renovado o bien instalar unas ventanas y puertas de PVC, para conseguir el mayor aislamiento térmico posible y que permita adaptar la temperatura ambiente del interior de la vivienda, tanto si estamos en verano como en invierno.

Ventilar la vivienda

Ventilar nuestro hogar será vital para evitar la condensación, porque el aire se renueva y ayudamos a retirar la humedad o vaho que se haya podido crear. Para ventilar y mejorar la calidad del aire es recomendable instalar unas ventanas que sean lo más funcionales y prácticas posibles, es decir, que puedan abrirse de distintas maneras. Las más prácticas en estos casos son las ventanas de PVC practicables que te ofrecemos en Hermeticline, que pueden abrirse de forma convencional y sólo por la parte superior, de modo que son perfectas para ventilar y no es necesario abrir por completo el cerramiento. De este modo se convierte en un sistema muy seguro y no se escapa tanto la temperatura del interior de la vivienda.

Para conocer más detalles de las ventanas PVC y del resto de cerramientos que podemos ofrecerte para tu vivienda, no dudes en contactar con nosotros.