Cada vez más personas se interesan por aquellos aparatos electrónicos que nos hacen la vida mucho más sencilla, entre ellos han aparecido hace poco las pérgolas bioclimáticas. Este elemento no difiere mucho del tradicional, ya que su función es la misma, pero con algunos avances que hacen que nuestro día a día sea mucho más fácil. Si hasta ahora hemos podido disfrutar de nuestras terrazas, con este elemento lo haremos todavía más.

Las pérgolas bioclimáticas disponen de un sistema motorizado de lamas de aluminio que se orientan hacia un lado u otro según nos convenga. Gracias a este sistema, podemos regular y controlar la ventilación, el sol, la lluvia y el viento. Para ello, únicamente debemos pulsar un botón y todas las lamas se moverán hasta conseguir la orientación que necesitamos para favorecer nuestro confort y seguridad.

El material con el que se fabrica este elemento es ideal para garantizar su resistencia y durabilidad, ya que el aluminio es uno de los materiales más fuertes del mercado y a menudo, se utiliza en estructuras exteriores. Además, este material y el sencillo sistema motorizado hacen que el mantenimiento sea casi inexistente.

En el mercado existen muchos tipos distintos de pérgolas bioclimáticas, por lo que podemos escoger el color y otros factores según nuestro gusto. Este elemento dará un toque distintivo a nuestra vivienda además de asegurarnos un mayor confort en las horas que pasemos en el exterior.

Características de las pérgolas bioclimáticas

Entre la gran variedad de pérgolas bioclimáticas, encontramos algunas con un sistema inteligente muy complejo, el cual dispone de sensores de lluvia y viento y orienta las lamas de forma automática para garantizar nuestra seguridad y confort. Lo mismo hace con la dirección del sol y otros factores climatológicos.

Este sistema se suele regular con un mando a distancia, para poder controlar su orientación, incluso desde dentro de la vivienda. En general, este elemento tiene la finalidad principal de facilitar nuestra vida y asegurar que nuestra estancia en el exterior de nuestra vivienda sea confortable y adecuada.

Los materiales con los que se fabrican las pérgolas bioclimáticas suelen ser totalmente reciclables y están tratados para ser resistentes y duraderos incluso en la intemperie. En la gran mayoría de los casos, está fabricada con aluminio.

El diseño de estos elementos es muy contemporáneo y minimalista, ya que es muy sencillo y dispone de partes muy innovadoras, pero esto no quiere decir que no se pueda instalar en cualquier tipo de vivienda. Su estilo se adapta perfectamente a cualquier tipo de material, de esta forma, combina perfectamente con entornos rústicos, así como más modernos y actuales.