Durante el verano es importante refugiarnos en lugares frescos, que mantengan una temperatura agradable que no supere los 26 graos. Y ¿Qué mejor que poder hacerlo en nuestra propia casa? Hoy, como expertos en la instalación de ventanas de PVC vamos a darte algunos consejos prácticos para que lo consigas.

La radiación solar dispara directamente hacia nuestra fachada y ventanas, intentando penetrar en el interior de nuestra vivienda, creando un efecto invernadero. Para aislarte en tu propio hogar, consiguiendo la temperatura más fresca posible, deberás tener en cuenta muchos factores. El aire acondicionado sería el método más rápido, pero hoy vamos a darte algunos consejos para que logres un hogar fresco, sin necesidad de poner siempre el aire acondicionado.

Los pequeños detalles cuentan

  • No abras las ventanas durante el día, sólo a primera hora de la mañana, espérate a que la temperatura baje después de las 9 o las 10 de la noche, para que no entre el aire caliente y obtengas el mayor frescor cuando las abras.
  • Baja las persianas cuando haga calor y ábrelas en el momento en que abras las ventanas PVC, para que entre todo el frescor posible.
  • Los toldos pueden ser un gran aliado para combatir el calor en el interior de tu vivienda, porque funcionan como barrera protectora, creando sombra e impidiendo que los rayos solares incidan directamente en tu ventana, bacón o terraza.
  • Las cortinas de color claro siempre te ayudarán a reducir el calor en el interior de tu hogar, antes que las de color negro. El color claro favorecerá el frescor, así que si puedes elige en tonos claros y neutros la pintura, el color de los toldos, cortinas…
  • Las ventanas PVC deberán ser energéticamente eficientes, con vidrios que tengan protección solar.
  • Evita generar calor internamente, evitando la entrada de muchas personas, evitando cocinar al vapor, apagando electrodomésticos encendidos que no se estén usando, etc.
  • Las plantas también son de gran ayuda en los meses más calurosos del año, para reducir la temperatura interior y purificar tu vivienda. Riégalas por la noche, para que la humedad de la tierra te ayude a refrescar tu vivienda. Además si pones plantas trepadoras en tu fachada actuarán de barrera natural para parar el calor.
  • Si colocas láminas solares en los cristales de tus ventanas PVC, conseguirán reducir el calor hasta más de un 80% y podrás estar más fresco y ahorrar en tu factura de la luz.
  • Cambia fundas de sofá y cama por materiales ligeros, frescos y transpirables.
  • Utiliza bombillas LED, para que el consumo sea más bajo y haya menos intensidad de calor dentro de tu casa.
  • Ventila a primera hora de la mañana y a última hora del día.

¿Te animas a hacer estos pequeños cambios?