La estanqueidad es la capacidad de impedir paso del agua mediante una construcción tanto hacia el interior como hacia el exterior, ya sea en una piscina, una ventana, etc. Es una barrera protectora impermeable con la que cuentan algunos cerramientos como las ventanas de aluminio, las cuales presentan muchas ventajas para reforzar el aislamiento y la seguridad de la vivienda.

La estanqueidad evita las filtraciones de agua, porque consiguen los máximos niveles de permeabilidad y protegen a la vivienda de factores externos como el viento o la lluvia. La estanqueidad de una ventana se mide según el tiempo que es capaz de resistir la penetración de agua desde el exterior, es decir, si es capaz de impedir, estando cerrada, la entrada de elementos externos al interior de la vivienda, ya sea agua, aire o viento.

Las ventanas de aluminio son una muestra perfecta de una alta estanqueidad, ya que conforman una barrera resistente con la que consiguen evitar la filtración del agua para que no se cuele al interior de la vivienda. Estas ventanas se convierten en una de las mejores opciones para todo tipo de espacios, ya que confieren protección, aislamiento, soportan bien los cambios de temperatura, insonorización, resistencia, seguridad, fácil mantenimiento, durabilidad…

¿Cómo se mide la estanqueidad?

El código Técnico de Edificación tiene como objetivo clasificar las ventanas según el tiempo que mantienen la estanqueidad. Se ocupa de definir y clasificar las ventanas y puertas según la Norma Europea prEN 1027, para valorar el nivel de estanqueidad que presentan. De este modo, puede certificarse qué tipo de impermeabilización presenta cada material, para que el consumidor final sepa qué tipo de estanqueidad presentan.

Las ventanas de aluminio son una buena opción porque poseen un recubrimiento natural y también protegen del óxido a la ventana, por lo que no hay que pintarlas de forma frecuente. Al contar con una perfilería estrecha, hace que pueda entrar mucha luz natural al interior de la vivienda y no se pierda visibilidad.

Si quieres instalar unas ventanasde calidad te animamos a contactar con nosotros, para que sepas todas las opciones de formas, colores y tamaños de los que puedes disponer para la construcción de las ventanas. Como carpintería de aluminio estamos especializados en la instalación de cerramientos en la vivienda, como las puertas y las ventanas, de modo que podremos ayudarte y proporcionarte una solución eficaz, resolutiva y duradera.

Desde Hermeticline te proponemos tres tipos de ventanas de aluminio, como son las ventanas practicables, las ventanas correderas y las ventanas balconeras, para que escojas la opción que más se adapte a tu espacio y las necesidades concretas de tu vivienda, pudiendo elegir entre diversos modelos de cada una de ellas.